CATEGORÍAS

Pre-atletismo 5-7 años.

Primera etapa donde empezamos con un trabajo global, basado generalmente en juegos y con la mayor cantidad de movimientos. Desarrollo de las habilidades motrices básicas y estilo de vida saludable, por medio de control y percepción de cambios de ritmo, de dirección, situaciones de equilibrio y desequilibrio, aceleración y desaceleración. Trabajo de control y percepción de orientación y desorientación, del tiempo, trayectorias y velocidades.

Es la mejor etapa para disfrutar del crecimiento de forma divertida “jugando al atletismo”.

Iniciación 8-12 años.

En esta segunda etapa utilizamos los mismos métodos que en la etapa anterior,  introduciendo mayor dificultad en las diferentes disciplinas. Trabajamos  el aprendizaje global de todas las modalidades del atletismo, la técnica global de todas las disciplinas atléticas con sus variantes posibles. Lo que se trata de conseguir es que el niño se oriente sobre que disciplina quiere practicar en un futuro (lanzamiento, salto, vallas, disco, carrera, etc…) sin fijarse en los resultados. Estamos educando y formando deportistas no campeones. A partir de estas edades se puede empezar a competir pero con el simple hecho de aprender para un futuro.

Perfeccionamiento 13-16 años.

Etapa de transición en el crecimiento, pre-pubertad, maduración del Sistema Nervioso Central (S.N.C), teniendo en cuenta la fase de abandono prematuro. Continuamos con el mismo sistema de trabajo para reducir el problema de abandono precoz. Se mantienen los mismos métodos, aumentando las exigencias en cada una de las modalidades. El atleta empieza a entrenarse con más esfuerzo que en etapas anteriores, perfeccionando técnica y táctica y trabajando más específicamente  en las habilidades motrices complejas (salto, lanzamiento, velocidad, vallas, resistencia, etc…) y con más exigencia en las cualidades, como la fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad.

Especialización  17 años en adelante.

Desde estas edades se comienza a trabajar la especialización de cada modalidad, aquí el trabajo va encaminado al máximo rendimiento. El atleta debe de estar preparado física y psicológicamente para poder soportar los entrenamientos y estudios, por la cantidad de horas que se necesita. Gran capacidad de esfuerzo y sacrificio.

Deporte adaptado.

logo_dis

La finalidad de incluir el deporte adaptado en la Escuela de Atletismo tiene como objetivo alcanzar resultados rehabilitadores, psicológicos y, como no puede ser de otra forma, objetivos sociales a favor de la igualdad de oportunidades en la práctica deportiva y en contra de cualquier discriminación. Teniendo en cuenta una pieza clave, como es la capacidad del deporte como elemento favorecedor de procesos integradores  en la sociedad. Con esta inclusión del deporte adaptado en la Escuela de Atletismo, tratamos de conseguir la plena incorporación de personas con discapacidad en un ámbito de la actividad física y la integración.

Una de nuestras propuestas es, no dejar fuera ningún tipo de población y potenciar la promoción de la actividad física y el deporte adaptado.

El deporte es beneficioso para la salud, pero es también un primordial instrumento integrador de los ciudadanos en la sociedad. Su importancia en estos tres ámbitos de la realidad social (salud, integración, simbología) ha venido a colocar al deporte en los primeros lugares del interés de los ciudadanos.

Estos tres entornos relacionados con la actividad deportiva y sus correspondientes efectos no son distintos cuando el deporte es practicado por personas con capacidades diferenciadas, personas con diversidad funcional, por hablar con mayor propiedad que de personas con discapacidad, en cualquier ámbito pero muy especialmente en este.

Muy al contrario, al beneficio del aumento de la fortaleza física, de la solidez mental y de la entereza espiritual que el deporte ayuda a desarrollar, se añaden la erradicación de la exclusión y, de un modo particular, la construcción de imágenes de alto contenido simbólico e impacto social. Imágenes que de un modo contundente ayudan a romper, precisamente, el llamado “círculo de la invisibilidad” en el que demasiado tiempo han vivido recluidas las personas con discapacidad.

En este sentido, la proyección social del deporte realizado por personas con discapacidad, ya sea de élite o popular, promueve transformaciones en la percepción de la sociedad general que tienen repercusiones en el resto de actividades ciudadanas y del propio funcionamiento de nuestra sociedad, conduciéndola hacia paradigmas integradores.

El ejercicio del deporte, tanto por personas con una vida normalizada como, muy especialmente en este caso, por personas con discapacidad, sirve de ejemplo de superación para el conjunto de los ciudadanos y de aliciente concreto para las propias personas con discapacidad aumentando su autoestima, valor fundamental para que una persona pueda dar de sí mismo lo mejor que tiene.

Grupo de Padres.

Es el momento de no tener escusa para no hacer deporte. Durante el tiempo en que tus hijos dan clase, nosotros te damos las pautas para que tengas un estilo de vida saludable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s